10 DUDAS FRECUENTES (Y SUS SOLUCIONES) QUE NOS SURGEN AL APUNTAR A NUESTRO HIJO A UN CAMPAMENTO

Campamentos de Verano

Llevar a nuestros hijos por primera vez a un campamento de verano es algo que puede estresarnos un poco y causarnos cierta inseguridad. Nos pueden surgir dudas y preocupaciones al respecto, algo completamente normal. Pero no por ello hay que dejar de apuntarles a un campamento, ya que es una experiencia con la que aprenderán y pasarán un tiempo inolvidable.

No debemos dudar y tenemos que estar tranquilos, pues en todo campamento hay un gran equipo humano y organización que ofrecerá el mejor servicio y cuidado a nuestros hijos. Hay que pensar en el futuro, pensar a largo plazo y animar a que nuestros hijos se enfrenten a situaciones nuevas y retos que les ayuden a desarrollarse como personas. Un campamento de verano es una experiencia de aprendizaje tanto para los niños, como para nosotros.

Debemos entender que las colonias representan la oportunidad perfecta de practicar deportes, idiomas, teatro, surf o simplemente de tener una experiencia diferente a las que están acostumbrados. Pero sobre todo, es el momento idóneo para aprender a convivir, a disfrutar de cierta autonomía y a asumir ciertas responsabilidades. Además, tendrán que aceptar nuevas normas de convivencia y acostumbrarse al trato con otros niños y monitores. Éstas son solo algunas de las grandes ventajas de un programa de este tipo que supone un incremento en su independencia y sociabilidad.

Para resolver las preguntas más frecuentes que nos surgen a todos cuando estamos mirando campamentos de verano, tenemos un sencillo resumen con el que, de forma rápida y sencilla obtendrás las herramientas necesarias para estar totalmente tranquilo y poder coger el  summer camp perfecto sin ninguna duda. ¡Comenzamos!:

campamentos el niño no quiere ir
  1. ¿Qué pasa si nuestro hijo no quiere ir?
Sin duda, una de las grandes ventajas de ir a un campamento de verano es aprender a socializarse. Tus hijos aprenderán a relacionarse, a ser más abiertos y a respetar a los demás. Harán nuevas amistades con las que compartirán juegos, experiencias y actividades. Como los campamentos suelen ser espacios libres de tecnologías, los niños tendrán que aprender a gestionar su tiempo libre mediante la socialización y el juego, trabajando así también su capacidad de atención y creatividad. Una de las principales herramientas de socialización es la habilidad para comunicarse; algo que se trabaja enormemente durante los campamentos de verano. La relación constante con el resto del grupo y los monitores hace que los niños tengan que poner en práctica multitud de habilidades sociales: escuchar, comunicarse, dialogar, negociar, argumentar… Además, todos los niños que van a campamentos, ya sean de día o residenciales, podrán aprender a trabajar en grupo y a cooperar entre ellos. En un summer camp se crea un gran sentimiento de grupo y de compañerismo, algo que es muy importante durante la infancia y la adolescencia, pero también durante la madurez.
campamentos amigos

2. ¿Se lo pasará bien? ¿Hará amigos?

Sí, sin ninguna duda. Durante un campamento de verano, los niños realizan multitud de actividades, juegos y excursiones en grupo que están cuidadosamente organizadas y planificadas para garantizar la cohesión dentro del grupo y la integración de todos los niños; especialmente de los más tímidos. Además, durante los campamentos, los niños, entre otras cosas, aprenderán a socializarse y poco a poco verán cómo les cuesta menos hacer amigos y disfrutan más de la interacción con el resto.
campamentos morriña

3. Pero, ¿no nos echará de menos?

Claro y nosotros a ellos. Pero es algo natural, sobre todo si nuestros hijos no han ido antes a un campamento de verano. De hecho, es muy probable que seamos nosotros y no ellos, los que tengamos más “morriña”. Lo más normal es que durante los primeros días, los niños todavía estén acostumbrándose a estar fuera de casa, pero enseguida se habrán habituado a ello y comenzarán a disfrutar y a pasárselo en grande. En un campamento el día está repleto de actividades y los niños están muy entretenidos, por lo que, prácticamente no tendrán tiempo de estar pensando en sus padres. Y de hecho, luego les ocurrirá lo contrario, ¡no se querrán ir!
campamentos miedo

4. ¿Tendrán miedo por las noches?

Si tus niños suelen tener miedo por las noches, no es de extrañar que puedan tenerlo también en un campamento. Pero debido al cansancio que produce el elevado ritmo de actividad de un summer camp, los niños caen rendidos a la hora de dormir. En cualquier caso no hay que olvidar que todo campamento dispone de un cualificado grupo de monitores que sabe cómo lidiar a la perfección con cualquier circunstancia o necesidad de los niños.
campamentos seguridad

5.¿Es seguro un campamento?

Por supuesto. Todas las actividades de los campamentos de verano están supervisadas y vigiladas por un equipo de monitores expertos y de especialistas, si la actividad lo requiere.

campamentos acompañamiento

6. ¿Es mejor que vayan solos o acompañados?

Esta decisión no suele marcar la diferencia, si bien es cierto que para los niños puede resultar más cómodo ir con un amigo. Los chicos son sociables por naturaleza, por lo que no tendrán ningún problema para hacer nuevas amistades. Sin embargo, si ellos prefieren ir acompañados, no hay ningún problema y debemos respetar sus opiniones y preferencias.
campamentos visitas

7. ¿Podemos ir a visitarles?

No es lo más recomendable. Aunque existen opciones en las que se permite y se organiza un “día de padres”, en el que las familias visitan las instalaciones, nosotros consideramos que no es lo más aconsejable ya que rompe la dinámica del campamento.
campamentos alergias

8. ¿Qué pasa si tiene alergias alimentarias o tiene que tomar medicamentos?

No pasa nada, actualmente todos nuestros campamentos de verano tienen previstas las posibles intolerancias alimentarias de los niños y ofrecen gran variedad de menús en función de los requisitos de cada caso particular. Además, si tu hijo sigue algún tratamiento médico tampoco pasa nada, el equipo del campamento tiene la formación y experiencia necesaria para poder hacerse cargo de este tipo de situaciones y administrarán la medicación siguiendo las tomas y dosis estipuladas.
campamentos nervios

9. Mi hijo está nervioso unos días antes de ir ¿qué hago?

Cuando se acerca el día de irse, es completamente lógico que los niños estén nerviosos ¡y también que lo estemos nosotros! Puede que incluso diga que no quiere ir; pero no debemos preocuparnos y dudar de si hemos tomado una buena decisión apuntándoles a un campamento. Es una reacción normal ante lo nuevo y puede alargarse durante los 2/3 primeros días de su estancia, durante los que se adaptará a la situación. Pero éste es precisamente uno de los componentes del aprendizaje que implica un campamento de verano.
campamentos que hay que llevar

10. No sé qué tiene que llevar mi hijo al campamento

En el momento de preparar el equipaje conviene implicar a los niños para que sepan qué van a llevar, en qué cantidad y dónde está colocado. Es una forma de transmitirles cierta responsabilidad. Si no sabes por dónde empezar, no te preocupes, al hacer la inscripción recibirás toda la información necesaria al respecto y si no, siempre puedes solicitar un listado de imprescindibles a llevar al campamento.

Anímate y apunta a tu hijo a un campamento de verano, es una experiencia inolvidable con la que disfrutará y aprenderá muchísimo y que, sin duda, querrá repetir año tras año.

Tenemos el mejor campamento de verano para ti. Contáctanos